25 de enero de 2010

VIK MUNIZ/ Los límites del dibujo


Análisis de la obra de Vik Muniz
Exposiciones en Galería Xippas (Paris)
Fundación Telefónica (Madrid)
2004

Una línea que se funde con otras para formar una mancha que más adelante sobre otro plano se transforma en línea. Una mancha que recorre senderos inesperados pero que a fin de cuentas logra en sus transparencias e irregularidades transformar la materia en signo. ¿Qué es el dibujo? ¿Dónde nace el dibujo? ¿Acaso el dibujo nace en un momento en el que se dibujó la silueta que proyectaba un guerrero en la pared y que sutilmente fue rescatad por su mujer para que permaneciera de alguna manera en su casa? ¿Los grabados de Durero son dibujos además de ser grabados? ¿Las pinturas negras de Goya, casi monocromas, pueden contemplarse como estructuras de dibujo por el ensamble de sus manchas? ¿Las famosas líneas de Nazca, aquellas hechas hace cientos de años en el desierto peruano, logrando formar figuras de una inmensidad avasalladora, se pueden definir como dibujo? Siendo así, podríamos decir que las líneas logradas por Richard Long en la naturaleza, fruto de largas caminatas rectas o circulares en determinados sitios geográficos, también se podrían contemplar como dibujos. Dibujar con los pies mientras se hacen recorridos, dibujar en la cabeza cuando se pretende ir de un sitio para otro y se busca la mejor forma de realizar este trayecto, hacer mapas de territorios o elaborar bocetos de trabajos en otros medios, no con la intención de que se queden en simples bocetos sino en que sean dibujos en sí mismo. Hacer trazos en la arena cuando se va a la playa, elaborar jugadas en la cancha de fútbol y en últimas transformar una realidad para construir una nueva manera de verla, … poética? ….. simbólica?........metafórica? o todas al mismo tiempo? El dibujo se enreda en la vida de todos nosotros logrando en sus finos hilos tejer la materia que nos acompaña en el día a día. Ya no es algo específico y definible como medio, ahora es múltiple y caótico como fin en sí mismo. El dibujo hiere por la manera como funda nuevos caminos en la mirada hacia el arte y hacia el cotidiano, si se quiere hacer esta extraña diferenciación.

« Las líneas son la concretización de nuestro estado de mortales, de nuestra vida sentimental, de nuestro cerebro y de nuestro corazón; son nuestros límites psicológicos, nuestro patrimonio hereditario, nuestra educación, nuestro esqueleto, nuestras enfermedades, deseos, cualidades y astucias.” Yves Klein
[1]

El dibujo hoy día transita entre lo que tradicionalmente hemos llamado dibujo: líneas negras sobre papel, y lo que podremos llamar como pensamiento estructural basado en la materia como significante.

Durante el segundo semestre del 2004, en la Galería Xippas en París, y en el espacio de exposiciones de la Fundación Telefónica en Madrid, hay dos muestras de un mismo artista llamado Vik Muniz. Se trata de un artista brasilero que hecho del dibujo su mejor arma para entresacar problemáticas relacionadas con el arte y con la historia del arte. Sin embargo el medio en el cual presenta sus dibujos es en fotografía. Tan sencillo como hacer un dibujo, tomarle una foto y presentar el registro fotográfico como la obra final de su dibujo. ¿por qué hacerlo de esta manera? Vik Muniz, hace sus dibujos en medios no convencionales que ayudan a que la relación entre la forma y el fondo se mezclen para acentuar el significado de su obra. Me explico: cuando dos Mona Lisas de Andy Warhol se hacen en mantequilla de maní (una) y en mermelada (la otra) establecerá una relación de doble distancia y de doble consumo. La distancia se da en el objeto seleccionado: ya no será la Mona Lisa de Leonardo Da Vinci, sino la copia de la copia de la Mona Lisa, hecha por Andy Warhol y ahora por Vik Muniz. Le da en ese sentido la razón a Andy Warhol cuando trata las imágenes de tal forma que pierden su sentido original entregando parte de su esencia al resultado consumista de la imagen lograda. La Mona Lisa de Andy Warhol se convirtió en otro emblema por la repetición desaforada de la imagen lograda por el mismo Warhol. Tal como sucede con la sopas Campbell. Es difícil lograr verlas en el supermercado sin hacer la relación de éstas con Andy Warhol, así mismo, es difícil ver la Mona Lisa de Vik Muniz sin dejar de ver a Andy Warhol, sin embargo la Mona Lisa no es originalmente de Andy Warhol sino de Leonrado Da Vinci. Esta doble distancia logra a su vez una doble visión del consumo, cuando se logra “recrear” la imagen de Andy Warhol, cuyo medio era el del mismo consumismo, en mantequilla de maní y mermelada: dos elementos cotidianos en la dieta del norteamericano. No es en este caso, la imagen como consumo, sino la imagen consumida…. O consumible. Dos maneras de poner en juego la palabra consumo en un país que gira en torno al consumismo.

Este es apenas un ejemplo de lo que Vik Muniz hace, sin embargo ya veremos en las muestras, otros dibujos hechos con plastilina, con alambre de púas, con azúcar, con cenizas o con chocolate. Formatos grandes que dejan la sensación de que el dibujo va tomando otros rumbos y va intensificando la importancia de la materia como recurso para hablar sobre la manera como estamos acercándonos a las imágenes. Vik Muniz, logra una calidad en el dibujo que bien merece consultarlo en Internet, para ver nuevos e interesantes caminos de ver el dibujo hoy día sin que se pierdan los esquemas tradicionales del mismo dibujo.

[1] Yves Klein, citado en “Piero Manzoni”, Francisco Javier San Martín, Editorial Nerea, S.A., Colección Arte Hoy, Madrid, 1998, p. 59.